Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2015

DIÁLOGO INSOMNE

Archivo de voz


- Duérmete. Intenta pensar en el mantra.  - Ohmmmmmmm... ¡No puedo! Es inútil... Otra vez este insomnio de mierda...Y otra vez en este espacio amorfo, sin puertas ni ventanas. Parece la habitación de El Péndulo de Alan Poe.
- Bueno, mientras sea sin péndulo...
- Ya, pero este vacío, esta falta de referencias... Se siente uno como envuelto en una esfera hermética.  - Es que aquí no existen los sentidos. - ¿Cómo que no? Estoy oliendo y estoy viendo. - No, es tu cuerpo el que ve y huele, nuestro cuerpo, y te trae la información.  Tu y yo, somos como un gran ordenador que hablara consigo mismo.Dependemos de él, de lo que nos suministren sus sentidos. - Pero yo, ¿quién es? ¿Por qué hablo contigo si eres el mismo "yo" que yo? - Supongo que los pensamientos, es decir, tu y yo, dialogan entre ellos. - ...Quiero dormir... quiero apagarme y apagarte.  ¡Necesito dormir! ¿Y si pienso en el título del blog? A lo mejor pensando en eso, te vas apagando poco a poco.Vamos a ve…

LA CAÍDA

Se agachó hacia la pequeña de apenas año y medio y la alzó con ternura con una sola mano, acomodándola en su pecho con un torpe ademán de hombre hundido.Acababa de aparcar a trompicones el coche con el que había conseguido llegar a la guardería a recogerla, tarde, como siempre, y con las trizas de su paternidad responsable en cada gesto, intentaba cruzar la calle dando tumbos, disimulando a duras penas el paso infirme, la indignidad de la borrachera cotidiana, la humillación a la que la vida le estaba acostumbrando.
La mano sujetaba a la hija con alarmada firmeza, como si llevara un cristal delicadísimo y el mundo se estuviera deshaciendo en terremotos, invisibles para los demás transeúntes que pasaban.Daba un par de pasos hacia adelante, esquivaba un abismo inclinando el cuerpo a la derecha y recuperaba a duras penas la verticalidad, imitando, sin querer, el histrionismo del borracho de teatro.La niña empezaba a sentir el miedo, con el que, por otra parte, había empezado a convivir …