Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2016

EL ENCUENTRO

Archivo de voz "El Encuentro"


Dosmildoce estudió minuciosamente su cara en el espejo.  Esperaba, como un cazador, sorprender el indicio de algún cambio en su cuerpo, en su piel, en el todo en el cual se reconocía como ser humano. El juicio matinal que se hacía, había sido, durante toda su vida, encarnizado.  No había piedad en el análisis del terreno que escaneaban sus ojos aterrados.  Buscaba el germen de la madurez que temía como una enfermedad contagiosa, de la cual podría, seguramente, desembarazarse de descubrirlo a tiempo. Cada mañana, una vez pasado este examen minucioso, respiraba más tranquilo, ya que jamás había descubierto, hasta hoy, al responsable visible de lo que consideraba el temible pecado de envejecer.

Hoy había encontrado algo diferente, algo que, del otro lado del espejo, le había devuelto una imagen cambiada imperceptiblemente.  Presa del miedo, había encendido todas las luces y se había aproximado, se diría que hasta con ira, al espejo, como si éste le…

EL HOMBRE PERFECTO

La mitad de la cabeza medio enterrada entre las almohadas, Alia abrió los ojos y volvió a mirarle. Nada masculino le había parecido más impactante, más bello, más deseado.  En la misma cama, a centímetros de ella, dormía él, abandonadamente, después de haber formado parte de su cuerpo y haberse separado de ella, tras horas de sudores compartidos, como quien recupera una identidad perdida, dejándola feliz y dolorida; mujer plena y satisfecha.

Le miró despacio, recorriendo cada centímetro de piel, cada pliegue, deteniéndose en el pelo oscuro que también había besado aquella noche, en la boca, en cada brazo, en el sexo (pequeño ahora, dormido, como él) y se sintió la mujer más afortunada de la tierra. 

Había tardado, si, en llegar a este momento, pero al fin estaba en su misma cama. Había tenido que besar muchos sapos hasta llegar aquí y ninguno se había convertido en príncipe, claro que ella tampoco era una princesa, "sensu stricto" y a decir verdad, no buscaba un príncipe,…